24h Aragón.

24h Aragón.

El Gobierno español promueve una inversión mixta de más de 130 millones en los regadíos aragoneses.

El Gobierno español promueve una inversión mixta de más de 130 millones en los regadíos aragoneses.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y la Sociedad Mercantil Estatal de Infraestructuras (SEIASA) han firmado hoy tres convenios de colaboración para promover el regadío sostenible y eficiente en la provincia de Huesca, con una inversión público-privada de 745,40 millones de euros, de los cuales 130,97 millones corresponden a Aragón.

Aragón recibirá 45 millones de euros para las comunidades de Bardenas y X y XI del Canal del Fumen, y otros 85 millones se invertirán en Lanaja, Almudévar, La Campaña y Lalueza.

El ministro, Luis Planas, resaltó la importancia de estas inversiones para impulsar el regadío sostenible, eficiente y moderno, que es fundamental para el sistema agroalimentario español y para garantizar el futuro del medio rural.

El Ministerio tiene actualmente el programa de inversión en modernización de regadíos más ambicioso de la historia, con un volumen que superará los 2.344 millones de euros entre 2022 y 2027, multiplicando por tres la media anual de inversiones de las últimas dos décadas.

En total, se modernizará el riego de 700.000 hectáreas de cultivo y se beneficiarán aproximadamente 20.000 agricultores. Estas inversiones se complementan con las obras proyectadas en alto por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, con un valor de 5.000 millones de euros.

Dos de los tres convenios firmados reciben financiación europea dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR). La adenda a la segunda fase del plan movilizará una inversión de 259,69 millones de euros, de los cuales 207,75 millones serán aportados por fondos públicos y 51,94 millones por las comunidades de regantes.

El segundo convenio permitirá la implementación de la tercera fase del plan de modernización de regadíos del PRTR, con una dotación de 371,43 millones de euros para financiar nuevas acciones. La contribución estatal asciende a 260 millones de euros, mientras que los usuarios de los riegos invertirán 111,43 millones.

El tercer acuerdo firmado es una extensión al convenio para realizar obras de modernización y consolidación de regadíos declarados de interés general, financiado con fondos ordinarios del ministerio (60 millones de euros) y cofinanciación del Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural (Feader) por 15,10 millones de euros y de las comunidades de regantes (39,2 millones).

El ministro destacó que esta financiación de fondos comunitarios y la inclusión del programa en el Plan Estratégico de la Política Agraria Común (PAC) demuestra el apoyo de la Unión Europea a la modernización de regadíos.

La inversión total prevista en esta extensión es de 114,28 millones de euros, de los cuales 99,28 millones corresponden a nuevas acciones y 15 a un plan de reparación de infraestructuras ya ejecutadas.

El ministro recordó la importancia del regadío en el sistema de producción agrícola en España, ya que en 2022 contaba con una superficie regada de 3.771.000 hectáreas, que representa solo el 23% del total de tierras cultivadas, pero que genera el 65% del valor total de la producción vegetal.

Gracias a los sistemas de riego, el valor de la producción agrícola española ha aumentado un 60% en lo que va de siglo, además de proporcionar mayor rentabilidad y productividad a la producción de alimentos, el regadío también tiene importantes beneficios sociales, como la creación de tres veces más empleos en comparación con los cultivos de secano, lo que favorece la fijación de población en el medio rural y el equilibrio territorial.

El ministro resaltó que el regadío sostenible es absolutamente necesario para enfrentar el doble desafío de proporcionar alimentos suficientes a una población creciente con menos recursos hídricos naturales debido al cambio climático. Por este motivo, el ministerio impulsa la modernización y mejora de la eficiencia del agua.

Las obras proyectadas permitirán ahorrar al menos el 10% del volumen de agua utilizado actualmente, además de optimizar su uso con sistemas de precisión y la incorporación de nuevas tecnologías.

Planas también destacó que el 56% del riego ya se realiza mediante el sistema de goteo, que es más eficiente, y que se contempla el uso de aguas no convencionales, como las aguas depuradas y desaladas.