24h Aragón.

24h Aragón.

Nuevo tratamiento de residuos orgánicos en el CTRUZ: avances en obras para su implementación.

Nuevo tratamiento de residuos orgánicos en el CTRUZ: avances en obras para su implementación.

La consejera municipal de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Tatiana Gaudes, realizó una visita al Complejo de Tratamiento de Residuos Urbanos (CTRUZ) el martes, donde se está implementando una línea específica para tratar los residuos orgánicos recogidos en los nuevos contenedores de la ciudad. Se espera que la instalación esté operativa entre finales de 2024 y principios de 2025.

Según un comunicado del Ayuntamiento, este proyecto, aprobado por el Gobierno local en abril, implicará una inversión de aproximadamente 11 millones de euros, con 4,7 millones financiados a través de ayudas de los Fondos Europeos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia gestionados por el Gobierno de Aragón.

La UTE Ebro, conformada por Urbaser y Vertresa, asumirá el resto de la inversión inicialmente, con el Ayuntamiento ajustando el canon anual hasta el final de la concesión en julio de 2031, cuando la planta pasará a ser propiedad municipal en su totalidad.

Tatiana Gaudes destacó la importancia de esta nueva línea para cerrar el ciclo de recuperación de residuos orgánicos, generando energía eléctrica y compost de alta calidad. Agradeció el apoyo de las ayudas europeas y la colaboración de la UTE-Ebro para hacer posible el proyecto.

Hasta el momento, cerca de 475.000 residentes de Zaragoza ya cuentan con el servicio de recogida separada de materia orgánica, con 1.083 contenedores instalados en varios barrios. La implantación se completará en todos los distritos y barrios para septiembre.

El incremento en la recogida de residuos orgánicos ha sido significativo en zonas como Actur, donde se ha duplicado la cantidad de residuos recolectados desde la implementación del nuevo sistema. En Delicias y Casablanca se instalarán los nuevos contenedores la próxima semana.

El proyecto del CTRUZ implica la construcción de una nueva nave para la recepción de materia orgánica, la cual será tratada y convertida en compost de alta calidad mediante un proceso que incluye un digestor para generar gas metano y electricidad. El compost final será almacenado para su distribución.