24h Aragón.

24h Aragón.

Vecinos del Queiles cuentan con 10.000 litros de agua potable para hacer frente a la contaminación.

Vecinos del Queiles cuentan con 10.000 litros de agua potable para hacer frente a la contaminación.

El Gobierno de Aragón ha instalado 10.000 litros de agua potable en los municipios afectados por la contaminación del río Queiles. Tarazona, Novallas, Torrellas y Los Fayos son las localidades que se benefician de la apoyo ofrecido por el Gobierno regional a través de la Dirección General de Interior y Emergencias.

La situación sigue siendo complicada debido a la presencia de un protozoo llamado 'Cryptosporidium', lo que ha llevado a restringir el uso del agua de la red de abastecimiento. Se recomienda no beber agua del grifo, ni utilizarla para cepillarse los dientes. Además, se aconseja hervirla durante 10 minutos antes de su uso en la cocina.

Cada uno de los diez depósitos instalados tiene una capacidad de mil litros y se ha ubicado uno en cada municipio, teniendo en cuenta el número de habitantes de cada localidad. El director general de Interior y Emergencias de Aragón, Miguel Ángel Clavero, ha asegurado que los depósitos se irán rellenando según las necesidades de los vecinos.

Por otro lado, los voluntarios de Protección Civil están colaborando con los ayuntamientos afectados en la distribución de garrafas de agua a aquellos vecinos que tienen dificultades de movilidad y no pueden acudir a los puntos de suministro establecidos.

Además del Departamento de Sanidad y Agricultura del Gobierno de Aragón, también están involucrados en la gestión de esta crisis los ayuntamientos, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y la Guardia Civil.

El 'Cryptosporidium' es el causante del brote de gastroenteritis que surgió el fin de semana del 9 y 10 de septiembre en Tarazona y que posteriormente se ha extendido a otras tres localidades que se abastecen del río Queiles.

Desde el comienzo del brote se han registrado 493 casos, nueve de los cuales se han notificado este sábado en la zona de salud de Tarazona. Los afectados presentan una enfermedad leve caracterizada por diarrea y, en casos excepcionales, también vómitos y fiebre.