24h Aragón.

24h Aragón.

El bienio radical-cedista en la Segunda República

Antecedentes y Contexto Histórico

Para comprender en su totalidad el periodo conocido como el bienio radical-cedista en la Segunda República, es necesario hacer un breve repaso de los antecedentes y contexto histórico en el que se desarrolló. Tras la proclamación de la Segunda República en abril de 1931, España experimentó un periodo de cambios políticos y sociales sin precedentes.

La Segunda República se caracterizó por ser un periodo de gran efervescencia política, en el que convivían diferentes fuerzas políticas con visiones y objetivos diversos. Los partidos de izquierda, como el Partido Republicano Radical Socialista (PRRS) y el PSOE, abogaban por reformas sociales y políticas progresistas, mientras que los partidos de derecha, como la CEDA y la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), defendían una visión conservadora y tradicionalista de la sociedad.

En este contexto de polarización política, surgió el bienio radical-cedista, un periodo que abarcó desde 1934 hasta 1936, en el que se sucedieron diferentes gobiernos de coalición entre la izquierda radical y la derecha cedista. Este periodo estuvo marcado por tensiones políticas y sociales que desembocarían finalmente en la Guerra Civil española en 1936.

La Coalición Radical-Cedista

El bienio radical-cedista se inició en 1934, cuando el presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, decidió formar un gobierno de coalición entre el Partido Republicano Radical Socialista (PRRS) y la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA). Esta coalición pretendía fomentar la estabilidad política y evitar la creciente polarización que se vivía en el país.

  • En el ámbito político, el gobierno radical-cedista promovió una serie de reformas que buscaban conciliar los intereses de la izquierda y la derecha. Entre estas reformas destacaban la Ley de Reforma Agraria, que pretendía redistribuir la tierra entre los campesinos, y la Ley de Amnistía, que permitía la liberación de presos políticos.
  • En el ámbito económico, el gobierno llevó a cabo una serie de medidas para paliar los efectos de la crisis económica que afectaba al país. Se promovieron planes de obras públicas para fomentar la creación de empleo y se impulsaron políticas de control de precios para combatir la inflación.
  • A pesar de los esfuerzos del gobierno por conciliar las diferentes fuerzas políticas, la coalición radical-cedista no logró superar las tensiones internas que existían entre los partidos de izquierda y de derecha. En octubre de 1935, la CEDA decidió abandonar el gobierno, lo que provocó la caída del gabinete y la convocatoria de nuevas elecciones.

La Crisis del Bienio Radical-Cedista

Tras la salida de la CEDA del gobierno, el presidente Alcalá Zamora encargó la formación de un nuevo gabinete al Partido Republicano Radical Socialista, liderado por Alejandro Lerroux. Sin embargo, la falta de apoyo parlamentario y las tensiones internas en el seno del partido llevaron a la dimisión de Lerroux en abril de 1936.

Ante esta situación de crisis política, el presidente Alcalá Zamora decidió convocar nuevas elecciones generales para tratar de buscar una solución a la parálisis política que vivía el país. Estas elecciones, celebradas en febrero de 1936, marcaron el fin del bienio radical-cedista y abrieron paso a una nueva etapa en la historia de España.

En resumen, el bienio radical-cedista en la Segunda República fue un periodo de gran convulsión política y social, en el que se intentó conciliar las diferentes visiones políticas y sociales que convivían en el país. A pesar de los esfuerzos por fomentar la estabilidad política, las tensiones internas y la polarización entre la izquierda y la derecha acabarían desembocando en la Guerra Civil española en 1936.