La obra escultórica de Luisa Granero y su poderosa feminidad aterrizan en el museo Pablo Gargallo de Zaragoza en una exposición retrospectiva.

La obra escultórica de Luisa Granero y su poderosa feminidad aterrizan en el museo Pablo Gargallo de Zaragoza en una exposición retrospectiva.

ZARAGOZA, 18 Ene.

La sala de exposiciones del Museo Pablo Gargallo de Zaragoza acoge desde este jueves, 18 de enero, y hasta el próximo 7 de abril, la muestra retrospectiva titulada 'Luisa Granero. La fuerza de una mujer'. Esta exposición rinde homenaje a una de las escultoras españolas más destacadas del siglo XX.

El Ayuntamiento de Zaragoza se suma a la conmemoración del centenario del nacimiento de Luisa Granero, junto al Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Cataluña. Granero es autora de una de las obras más emblemáticas de la capital aragonesa, 'Fuente de Aguadoras', ubicada en el barrio de Las Fuentes. Por su parte, su marido Enrique Galcerà es el autor de 'La siesta', una obra que se encuentra en el céntrico paseo Sagasta.

La figura femenina es un tema constante en la obra de Luisa Granero, quien se centra en la maternidad, el desnudo y la representación de mujeres rotundas y poderosas. Su lenguaje plástico transmite sencillez, evoca la vida cotidiana, la simplicidad, el equilibrio y la sensualidad.

Su escultura demuestra una gran sensibilidad hacia el Mediterráneo y presenta influencias de artistas como Manolo Hugué, Auguste Maillol y Josep Clarà.

Sara Fernández, consejera municipal de Cultura, Educación y Turismo del Ayuntamiento de Zaragoza, ha destacado la importancia de esta muestra que reivindica el papel de Luisa Granero como mujer y como artista pionera en su tiempo. Fernández afirmó que Granero luchó toda su vida por su carrera como escultora y es un ejemplo de perseverancia y dedicación.

La exposición 'Luisa Granero. La fuerza de una mujer' está comisariada por el hijo y la nuera de la artista, Enric Galcerà y Anna Llauradó. La muestra recorre diferentes etapas de la vida y obra de Granero a través de pinturas y esculturas, y se divide en tres ámbitos con más de veinte piezas.

El primer ámbito, titulado 'Una mujer con alma de artista: orígenes', muestra retratos, fotografías y documentos de la juventud de Luisa Granero, en el contexto de la Barcelona de posguerra.

El segundo ámbito, 'El descubrimiento de la escultura: formación', destaca las obras más emblemáticas de Granero, en las que se representan mujeres con fuerza, pasión y honestidad. Se aprecian influencias de maestros como Ernest Santasusagna, Lluis Muntané y Enric Montó. Durante los años 60 se consolida como escultora y recibe premios y encargos de escultura pública.

Por último, 'Luisa Granero. Académica' recuerda su lucha por el reconocimiento y la igualdad en el mundo del arte. En 1964 se convierte en la primera mujer catedrática de Escultura en España al opositar frente a un tribunal masculino. La sección también incluye dibujos, bocetos y escritos teóricos de la artista.

Enric Galcerà, hijo de Luisa Granero, destaca el legado de su madre como la última escultora monumentalista de España, dejando un gran vacío en este campo. Galcerà mencionó que Granero modelaba sus obras al natural, sin fragmentarlas, lo que le permitía crear esculturas de gran tamaño.

'La fuerza de una mujer' exhibe más de 900 obras creadas por Luisa Granero a lo largo de su vida artística, representando la feminidad, la verdad y la independencia de la mujer. La muestra ha sido elogiada por su belleza y su exhaustividad, mostrando piezas extraordinarias en diversos materiales como el óleo, la terracota y el mármol de Carrara.

Anna Llauradó, nuera de Luisa Granero, destaca la energía y la fuerza de la artista, que la impulsaron a superar las adversidades y luchar por sus sueños. Llauradó comenta que la exposición lleva el título 'La fuerza de una mujer' en referencia a la cita de Virginia Woolf, quien instaba a las mujeres a tener independencia económica y creativa.

Luisa Granero nació el 5 de julio en Barcelona, en una familia humilde de origen andaluz. Durante su vida, trabajó como modelo y ayudante de escultores, enfrentándose a un mundo masculino en el que las mujeres no tenían lugar. Además de 'Fuente de Aguadoras', algunas de sus obras se encuentran en el Palacete Albéniz de Barcelona, la playa de Sitges, y el Palacio de Virreina.

Granero recibió numerosos reconocimientos a lo largo de su carrera, como el Premio de Honor y la Medalla de Oro de la Real Academia de Santa Isabel de Hungría de Sevilla. También fue académica de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y miembro de la National Sculpture Society de Nueva York.

La exposición se puede visitar previa reserva gratuita a través de Eventbrite, mientras que las visitas para escolares y colectivos se pueden solicitar por correo electrónico o por teléfono.

Tags

Categoría

Aragón