24h Aragón.

24h Aragón.

La CHE declara emergencia por sequía en la cuenca del Huerva y Guadalope.

La CHE declara emergencia por sequía en la cuenca del Huerva y Guadalope.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Carlos Arrazola Martínez, ha declarado una "situación excepcional por sequía extraordinaria" en las unidades territoriales UTE 06 --Cuenca del Huerva-- y UTE 09A --Guadalope alto y medio-- en Zaragoza el 14 de junio.

Tras poner fin a la sequía del año 2023 en la UTE 11 (Bajo Ebro) el pasado 9 de abril, la CHE ha destacado la irregularidad climática en la cuenca del Ebro. A pesar de que la campaña de 2024 presenta un estado más favorable que la del año anterior, aún se enfrentan problemas de sequía.

El reporte mensual del estado de los indicadores hasta el 31 de mayo de 2024 revela una falta aguda de lluvias en la margen derecha aragonesa de la cuenca del Ebro. Las unidades territoriales UTS 06, UTS 07, UTS 08 y UTS 09 se encuentran en sequía prolongada, y las UTE 06 y UTE 09A en situación de emergencia por escasez.

La cuenca del Huerva sufre sequía desde septiembre de 2023 y escasez desde noviembre del mismo año. Actualmente, los embalses muestran un bajo porcentaje de su capacidad total, lo que acarreará prorrateos significativos en la campaña de riego del 2024.

Por otro lado, el Guadalope alto y medio enfrenta sequía desde septiembre de 2023 y escasez desde abril de 2023. La falta de lluvias ha llevado a un volumen acumulado en los embalses del 22,4% de su capacidad total, lo que resultará en prorrateos significativos en la campaña de riego del 2024.

Las localidades afectadas están siendo abastecidas con cubas, se han impuesto restricciones al uso urbano del agua y se ha limitado el riego en huertos compartidos. Además, se han modificado los turnos de riego para intentar afrontar la crisis hídrica.

Debido a la complicada situación, se ha declarado la "situación excepcional por sequía extraordinaria" en las unidades territoriales UTE 06 y 09A, cumpliendo con las condiciones establecidas por el Real Decreto 907/2007. En otras zonas de la cuenca, como la del Ciurana en Tarragona, se están aplicando restricciones severas para gestionar la escasez de agua.