24h Aragón.

24h Aragón.

La memoria histórica de las Guerras Carlistas en Aragón

Introducción

Las Guerras Carlistas fueron una serie de conflictos armados que tuvieron lugar en España durante el siglo XIX, entre los seguidores del infante Carlos María Isidro de Borbón y los partidarios de la reina Isabel II. Estos conflictos tuvieron un gran impacto en la historia de Aragón, donde la lucha entre carlistas y liberales dejó una profunda huella en la memoria histórica de la región. En este artículo, exploraremos la memoria histórica de las Guerras Carlistas en Aragón y su legado en la actualidad.

Antecedentes de las Guerras Carlistas en Aragón

Para entender el contexto de las Guerras Carlistas en Aragón, es importante remontarse a la situación política de España a principios del siglo XIX. Tras la muerte de Fernando VII en 1833, se desató una lucha sucesoria entre su hija, la reina Isabel II, y su hermano, el infante Carlos María Isidro de Borbón. Los carlistas, seguidores de Carlos, se enfrentaron a los liberales, partidarios de Isabel, desencadenando una serie de conflictos armados que se prolongaron durante décadas.

La Primera Guerra Carlista en Aragón

La Primera Guerra Carlista (1833-1840) tuvo un fuerte impacto en Aragón, donde las tropas carlistas encontraron un terreno propicio para la lucha. La región, con su relieve montañoso y su población mayoritariamente rural, se convirtió en escenario de numerosos combates y escaramuzas. Zaragoza, la capital de la región, fue testigo de intensos enfrentamientos entre carlistas y liberales, dejando un rastro de destrucción y muerte.

Los carlistas contaban con un importante apoyo popular en Aragón, especialmente entre las clases rurales y las zonas montañosas. La resistencia carlista en la región fue tenaz, y durante la Primera Guerra Carlista lograron controlar varios territorios aragoneses, como el Maestrazgo o el Pirineo. La represión liberal fue brutal, con episodios como la ejecución de los "Siete Infantes de Lara" en Zaragoza en 1834, que evidenciaron la crueldad de la guerra.

La Segunda y Tercera Guerras Carlistas en Aragón

Tras la firma del Convenio de Vergara en 1839, que puso fin a la Primera Guerra Carlista, se iniciaron la Segunda (1846-1849) y la Tercera (1872-1876) Guerras Carlistas en España. En Aragón, estos conflictos tuvieron un cariz diferente, marcados por la madurez ideológica de los contendientes y por la presencia de nuevas tácticas militares.

En la Segunda Guerra Carlista, los carlistas aragoneses se distinguieron por su resistencia en las montañas del Pirineo, donde mantuvieron una guerra de guerrillas contra las tropas liberales. La figura del guerrillero carlista se mitificó en la región, simbolizando la lucha por la defensa de la tradición y de la religión frente al avance del liberalismo. En la Tercera Guerra Carlista, Aragón volvió a ser escenario de duros combates, especialmente en zonas como Teruel o Huesca, donde se libraron batallas decisivas.

Legado de las Guerras Carlistas en Aragón

El legado de las Guerras Carlistas en Aragón es todavía visible en la memoria colectiva de la región. La figura del carlista se ha convertido en un símbolo de resistencia y de defensa de la identidad aragonesa, siendo recordada en canciones populares, fiestas tradicionales y monumentos conmemorativos. La tragedia de la guerra, con sus miles de muertos y sufrimientos, ha dejado una profunda huella en la psique aragonesa, alimentando un sentimiento de pérdida y de sacrificio.

En la actualidad, la memoria histórica de las Guerras Carlistas en Aragón sigue viva, alimentando el debate sobre la identidad regional y sobre el legado de aquellos conflictos. La historiografía aragonesa ha dedicado numerosos estudios a analizar las causas y consecuencias de las Guerras Carlistas en la región, resaltando su importancia en la configuración del Aragón contemporáneo. Los monumentos y lugares relacionados con la guerra, como el Castillo de Mora de Rubielos o el Santuario de la Virgen del Pilar, son visitados por turistas y curiosos que buscan conocer más sobre este periodo histórico.

En definitiva, la memoria histórica de las Guerras Carlistas en Aragón es un testimonio de la complejidad y la intensidad de aquellos conflictos que marcaron la historia de España en el siglo XIX. Recordar y reflexionar sobre estos episodios es fundamental para comprender la evolución de la sociedad aragonesa y para valorar el legado cultural y social que nos han dejado.