24h Aragón.

24h Aragón.

El exarzobispo de Zaragoza es designado como líder temporal de la diócesis de Huesca.

El exarzobispo de Zaragoza es designado como líder temporal de la diócesis de Huesca.

La Santa Sede ha anunciado hoy el nombramiento del arzobispo emérito de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez Zamora, como administrador apostólico de la diócesis de Huesca y Jaca. Este nombramiento se produce durante el periodo de 'sede vacante', mientras se espera la llegada de un nuevo obispo, según informa la diócesis oscense.

Monseñor Jiménez Zamora ocupará el cargo dejado por monseñor Julián Ruiz Martorell, quien recientemente asumió como obispo de Sigüenza-Guadalajara. El nuevo administrador apostólico nació en Ágreda (Soria) en enero de 1944 y ha tenido una destacada trayectoria en la Iglesia.

Con una amplia formación académica en teología y filosofía, monseñor Jiménez Zamora ha desempeñado diversos cargos dentro del clero. Ha sido profesor de religión en institutos públicos y en la Escuela Universitaria de Enfermería de Soria, además de ocupar cargos como delegado diocesano del Clero, Vicario Episcopal de Pastoral y Vicario General, entre otros.

En 2004 fue nombrado obispo de Osma-Soria, luego pasó a ocupar la diócesis de Santander en 2007 y, finalmente, en 2014 asumió la archidiócesis de Zaragoza. En octubre de 2020, el Papa Francisco aceptó su renuncia al cumplir los 75 años.

En la Conferencia Episcopal Española, monseñor Jiménez Zamora es miembro de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada y actualmente se desempeña como coordinador del Equipo Sinodal para el Sínodo de los Obispos y Padre Sinodal. También ha sido presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada y ha formado parte de otras comisiones importantes.

En una carta dirigida a los fieles de Huesca y Jaca, el nuevo administrador apostólico expresó su agradecimiento por su nombramiento y manifestó su sorpresa al ser elegido para este cargo mientras se encontraba en un periodo de retiro y oración en su condición de arzobispo emérito.

Jiménez Zamora destacó la importancia de no quedarse inmóviles durante el periodo de 'sede vacante' y enfatizó la necesidad de fortalecer los lazos comunitarios en la diócesis. También envió sus mejores deseos al anterior obispo, Julián Ruiz Martorell, y le deseó un feliz pastoreo en Sigüenza-Guadalajara.

Finalmente, el nuevo administrador apostólico concluyó su mensaje deseando un feliz y santo año nuevo 2024, y se encomendó a la protección de la Virgen María y de los patronos de la diócesis, San Lorenzo y Santa Orosia.