24h Aragón.

24h Aragón.

Chueca destaca la conexión histórica entre Zaragoza y Castellón y aboga por fortalecer sus lazos.

Chueca destaca la conexión histórica entre Zaragoza y Castellón y aboga por fortalecer sus lazos.

En un acto de hermandad entre dos ciudades, la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, ha recibido a una delegación del Ayuntamiento de Castellón, liderada por Begoña Carrasco, con el objetivo de fortalecer los lazos entre ambas localidades. Chueca destacó la historia y los vínculos comunes que unen a Zaragoza y Castellón, apostando por impulsar aún más su relación en el futuro.

La alcaldesa de Zaragoza mencionó la intención de Castellón de compartir lo mejor de su ciudad, desde sus raíces y cultura hasta su música, con la esperanza de promocionarla como un destino turístico para los zaragozanos en escapadas de fin de semana o vacaciones.

"Estamos encantados con esta visita y confiamos en que sea muy fructífera, no solo en términos turísticos, sino también reforzando los lazos que nos unen", añadió Natalia Chueca, recordando el reconocimiento que Castellón otorgó a las Fiestas del Pilar el pasado 1 de marzo, como un paso más en la cercana relación entre ambas ciudades.

Además, Chueca elogió la labor de Begoña Carrasco al frente del Ayuntamiento de Castellón, destacando su liderazgo en la promoción de la ciudad y en los proyectos que la han convertido en un destino destacado en el litoral mediterráneo, tanto para visitar como para vivir.

En un gesto de cortesía institucional, Begoña Carrasco y Natalia Chueca intercambiaron regalos y firmaron en el Libro de Honor, dando inicio a una recepción oficial con medio centenar de asistentes provenientes de Castellón.

Por su parte, la alcaldesa de Castellón expresó su satisfacción por fortalecer los lazos culturales y turísticos entre ambas ciudades, destacando la oportunidad de mostrar lo mejor de su propia ciudad en términos de turismo, playas y gastronomía durante la visita a Zaragoza.

Con la presencia de la banda de música castellonense, se busca estrechar los lazos históricos, tradicionales e incluso familiares que existen entre Zaragoza y Castellón, en un acto de fraternidad que fortalece la relación entre ambas ciudades.